Sí se puede promueve acciones institucionales para reclamar que Canarias tenga un papel más relevante en la lucha contra los microplásticos marinos

Creen que la reciente crisis ambiental en la costa gallega y cantábrica, por el vertido masivo de pellets, es un toque de atención que debe servir para reforzar las medidas de control de tráfico marítimo y de producción de estos elementos

Sí se puede ha realizado una moción para presentar en los ayuntamientos de Canarias donde tienen representación, en la que plantean reforzar las acciones de lucha contra la contaminación con microplásticos y las medidas de acción en caso de incidentes marítimos con este tipo de sustancias.

La creciente contaminación marina, fruto especialmente de la llegada de microplásticos, “es un asunto más que preocupante donde el Gobierno de Canarias debería tomar un papel más destacado”, asegura la portavoz de la organización política, Vanesa Martín. El Archipiélago, que ocupa el segundo lugar del Estado en kilómetros de costa, con más de 1500 kilómetros, “tiene que actuar sobre elementos que en muchos casos no son producto de vertidos originados en nuestro territorio, sino que llegan desde otros países movidos por las corrientes o por accidentes en el tráfico marítimo”.

Con esta iniciativa, Sí se puede aspira a que las instituciones aborden esta realidad y aporten soluciones que puedan ser impulsadas desde nuestro propio territorio para un fenómeno que afecta especialmente a las islas. Recuerda que en marzo de 2022 la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente adoptó la Resolución 5/14 para dotar de un instrumento internacional jurídicamente vinculante para luchar contra la contaminación por microplásticos, pero que “hasta ahora sigue siendo insuficiente”.

Canarias claramente sufre en primera línea la presencia de plásticos y microplásticos en los espacios marinos. Atendiendo a los datos extraídos del proyecto IMPLEMAC, creado como un observatorio en el que de datos cuantitativos y cualitativos del impacto que tienen los microplásticos y los contaminantes emergentes en las costas de los archipiélagos de Canarias, Cabo Verde, Madeira y Azores, nuestro territorio presenta uno de los valores más altos en presencia de plásticos y microplásticos en zonas costeras. En nuestro territorio, se encontró plástico en el 37,5% de los ejemplares de caballas, en el 33,3% de los salmonetes y en el 23,3% de los pargos, mientras los investigadores están intentando determinar si los contaminantes de los plásticos han pasado a los tejidos de los peces.

La portavoz de Sí se puede explica que el Ministerio de Fomento desarrolló en 2003, confirmada en 2004, una iniciativa para la declaración de la Zona Marítima Especialmente Sensible (ZMES) de Canarias, una figura recogida en los tratados internacionales como espacios de especial protección por motivos ecológicos, socioeconómicos o científicos. “Veinte años después de esta declaración nuestro Archipiélago tiene cada vez más riesgos de incidentes marítimos y de situaciones recurrentes de llegada de microplásticos y pellets a las costas, generando un creciente problema”, afirma.

Lamenta que, “a pesar de estos avances normativos, la situación sigue marcada por el creciente problema de la contaminación y los vertidos, sin realizar los esfuerzos necesarios desde las administraciones y sin disponer de herramientas suficientes para llamar la atención a este respecto”. Es por eso por lo que desde la formación política reclamarán en las mociones presentadas en distintas instituciones, que Canarias una acción conjunta con los territorios insulares de las llamadas Regiones Ultraperiféricas para que el problema de los microplásticos y los vertidos de elementos como los pellets sean contemplados en la nueva normativa de la UE y se aborde su prohibición por la OMI. De la misma manera proponen que se inste desde el Gobierno canario al Ministerio de Fomento a la revisión de los criterios de la Zona Marítima Especialmente Sensible de Canarias, para incluir elementos como el tránsito de pellets y otros productos que pueden ser objeto de vertido incontrolado por fallos en su embarcación o tratamiento.

Sí se puede considera que el Archipiélago debe liderar la acción internacional contra los microplásticos y a favor de un cambio de modelo, al ser uno de los territorios que más sufre sus consecuencias y más frágil es ante sus efectos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.