Construyendo la política pública insular de Participación Ciudadana. Jorge P. Artiles

La desafección ciudadana de la política y las instituciones públicas y el correspondiente descrédito de la democracia representativa, fue desde luego el punto de partida para abordar la creación de una nueva política insular de Participación Ciudadana en el marco de la alianza de progreso en el Cabildo de Gran Canaria.

Entendemos que una apuesta de transformación económica y social solo es posible si conseguimos una excelencia en la gobernanza de la isla, para lo cual la implicación activa de la ciudadanía es considerada un elemento sumamente estratégico y definitorio, con una nueva forma de gobernar que asegure la eficacia y calidad de la intervención gubernamental basada primordialmente en la interacción entre las instituciones, la sociedad civil y las organizaciones privadas.

Construir política pública es un desafío siempre fascinante y complejo, y más cuando se trata de avanzar hacia un verdadero Gobierno Abierto haciendo de la participación ciudadana un elemento ineludible en la gobernanza de la isla. En realidad, no llegamos a vislumbrar del todo que este reto iba a ser tan ilustrativo y demostrativo de la transformación social que esta isla y Archipiélago demandan. Siendo la participación ciudadana ante todo una cuestión de cultura y práctica democrática dentro y fuera de las instituciones, sí éramos plenamente conscientes de que sería una tarea de varias legislaturas, y que por lo tanto el objetivo en esta primera andadura tenía que centrarse en el establecimiento de los cimientos de esta política pública insular: instrumentos, formación y sensibilización.

La estrategia para situar el protagonismo ciudadano en la gobernanza de Gran Canaria ha estado centrada, por un lado en la creación de algunos instrumentos que ayudan a implantar la política pública de Participación Ciudadana en el gobierno insular (Reglamento de Participación, plataforma de participación digital participa.grancanaria.com), a lo que contribuye también la activación de procesos participativos para el diseño y ejecución de acciones de gobierno (elaboración del Reglamento; conformación de la Red Gran Canaria por la Igualdad; diseño de producto de turismo activo-cultural en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria; Candidatura de Risco Caído a Patrimonio Mundial; Travesía Monte Lentiscal…), que tienen un significativo valor educativo y demostrativo para decisores políticos, funcionarios y ciudadanía.

Asumiendo que la gobernanza insular pasa por la construcción conjunta de políticas con los municipios de Gran Canaria, nos metimos en la labor de dinamizar la Red de Entidades Locales de Participación Ciudadana, a través de la cual organizamos capacitación, sensibilización, experimentación de procesos participativos y diagnósticos de la participación ciudadana local.

Asimismo, y dado que entendemos que esta política por su naturaleza debe trascender necesariamente la esfera institucional, ponemos un empeño serio en fomentar una ciudadanía activa y con una trascendental cultura democrática, colectiva y participativa. Para ello tenemos las subvenciones a asociaciones para proyectos de participación, cuya calidad ha ido creciendo en el curso de las tres ediciones de la convocatoria. Relevante están siendo también las acciones de formación para colectivos, profesionales y ciudadanía, con las que pretendemos consolidar un acervo de saber hacer en todos los agentes promotores de participación ciudadana. No nos olvidamos tampoco del papel crucial que desempeñan las acciones de sensibilización (Conferencia Anual de Democracia y Ciudadanía, foros temáticos, jornadas) cuando se trata de introducir en los ámbitos relevantes la visión y estrategia de esta nueva política pública insular.

Diseñar e implementar una nueva política pública de Participación Ciudadana que sea transversal a la acción de gobierno, parte de una clara voluntad política del gobierno insular, contando con la limitación de recursos humanos y materiales para emprender con solvencia esta labor, en un marco de recortes neoliberales que buscan debilitar la administración pública. No obstante, partir con una visión estratégica clara para la construcción de esta política, contar con la colaboración de profesionales de distintos ámbitos (jurídico, diseño, informático, publicidad, comunicación, capacitación, sociología, métodos participativos, innovación social), y hacerlo desde una visión de construcción colectiva con la ciudadanía, profesionales, funcionarios y decisores políticos, están siendo factores determinantes en esta andadura.

Este noviembre cumpliremos tres años de haber iniciado esta política pública, pudiéndose decir que Participa Gran Canaria es ya una realidad. Con todo, no nos sorprende que el camino trazado y la labor realizada haya generado significativas expectativas en asociaciones, colectivos innovadores, profesionales, también en funcionarios y decisores municipales, que han comprendido el largo y profundo alcance que tiene la Participación en el contexto actual.

Desde luego que queda un largo trecho en este camino ilusionante para activar de manera efectiva la iniciativa e implicación ciudadana, tanto presencial como digital; lograr que se tenga en cuenta a la ciudadanía en la elaboración, implementación o evaluación de proyectos, presupuestos, normas, planes o programación de los gobiernos locales o insular; fomentar que las asociaciones realicen actividades eficaces de participación ciudadana que empoderen a su entorno social y eleve la cultura y educación democrática; promover a colectivos innovadores que fortalezcan la cultura participativa y colaborativa en la solución de necesidades sociales; facilitar a los ayuntamientos capacitación y asistencia técnica especializada; formar a profesionales, asociaciones y personas interesadas en procesos participativos; y no menos relevante, sensibilizar en cultura participativa y democrática y hacer mucha pedagogía para comunicar y hacer creíble lo que se está haciendo lo cual supone, por otra parte y ante todo, que los hacedores políticos se crean de verdad y asuman desde una visión radicalmente democrática, la importancia del empoderamiento ciudadano para construir colectivamente la gobernanza de esta isla.

La transformación  y cambio en Gran Canaria pasa indudablemente por hacer de las personas que la habitan el sujeto activo y protagonistas del gobierno abierto de la isla. Estamos convencidos que invertir en democracia, hacer radicalmente democráticos los gobiernos de cambio, es la garantía para conseguir el protagonismo ciudadano y una gobernanza insular sostenible.

 

—-

Jorge Pérez Artiles  es militante de Sí se puede en Gran Canaria y director general de Participación Ciudadana del Cabildo de esta Isla. Puedes seguirlo en Twitter: @jpartiles

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como persona usuaria de nuestra página web y para obtener estadísticas anónimas sobre su uso. Si continúa navegando, se entiende que acepta el uso de estas cookies.

Configuracion de Privacidad

Cuando visitas cualquier web, normalmente almacena o recupera información en tu navegador, en forma de cookie. Controla tus cookies y más desde este panel.


Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas, para reconocer el estado de tu sesión si la tuvieses y para servir más rápidos los contenidos.
  • PHPSESSID
  • gdpr[allowed_cookies]
  • gdpr[consent_types]
  • wordpress_test_cookie
  • wp-settings-1
  • wp-settings-time-1
  • wp-saving-post

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios